Annie On My Mind, de Nancy Garden

Annie On My Mind, de Nancy GardenHay novelas que han pasado a la historia por la maestría con la que abordan un tema concreto, y novelas que lo han hecho por el corazón con el que fueron escritas. En cuanto leí las primeras páginas de Annie On My Mind (1982), una de las primeras novelas lésbicas para y sobre adolescentes (o, si lo preferís, una de las primeras novelas juveniles de temática lésbica), supe que pertenecía a esta última categoría. Despojada de añadidos, es un bonito cuento de amor en la Nueva York de los años 80. Describe una situación que no es real, pero que se siente como tal y que conmueve al lector hasta la última fibra de su cuerpo.

Exactamente como sucede con El pozo de la soledad, Annie no destaca por su técnica literaria. Pero hay algo muy visceral en la novela que llama a la identificación; todos esos pensamientos; todas esas sensaciones… Mientras la leía, una y otra vez me encontraba pensando: “esto es lo que yo habría escrito con catorce años (si no me hubiera pervertido demasiado pronto)“, “esto es lo que me habría encantado leer con catorce años”, “esto es justo lo que a mí me pasaba con catorce años”. Las protagonistas de la novela tienen diecisiete, pero yo fijé claramente mi punto de identificación en mi primera adolescencia. Ese oh, Dios mío, creo que me gustan las chicas. Oh, Dios mío, creo que me gusta esta chica. ¿Y ahora qué? ¿Y si me gusta esta chica quiere decir que soy lesbiana? Oh, Dios mío, creo que ella me corresponde. ¿No estaré mezclando cosas? Oh, Dios mío, creo que me estoy identificando demasiado con Lisa…

¡Y claro que me identifico con Lisa, caray! Annie Kenyon está descrita como la novia perfecta. Es lista, imaginativa, sensible, detallista; te habla en italiano en susurros; parece fuera de su época y su mundo, y está locamente enamorada de la protagonista, cuya función principal es Ser Protagonista. La historia es una novela para adolescentes, pero el fondo cumple todas las características del romance más clásico. ¿A quién no le gustaría que una Annie Kenyon se le hubiera acercado en esa época en la que nos sentíamos solas contra el mundo?

It was like a war inside me; I couldn’t even recognize all the sides. There was one that said, ‘No, this is wrong; you know it’s wrong and bad and sinful,’ and there was another that said, ‘Nothing has ever felt so right and natural and true and good,’ and another that said it was happening too fast, and another that just wanted to stop thinking altogether and fling my arms around Annie and hold her forever. There were other sides, too, but I couldn’t sort them out.

La novela se lee bien hoy día. De hecho, diría que si queréis leer UN clásico lésbico en vuestras vidas (desde la perspectiva de “voy a leer una novela que hable exclusivamente sobre el romance entre dos chicas”, porque novelas con bollerío, en realidad, hay muchas), os leáis este o El pozo de la soledad. No encontraréis nada más representativo. Mientras leía Annie, iban pasando por mi cabeza fragmentos de fanfics que he leído, historias que me han contado, relatos que escribí cuando era joven y enamoradiza, etc. Yo no había leído la novela en sí y estoy segura de que mucha otra gente tampoco; pero como ocurre con otros clásicos, su influencia se deja sentir detrás de cada esquina.

- Lo mejor: una pieza característica de una historia y un estilo que es casi un género en sí mismo. Una historia tierna y conmovedora con espacio para la anticipación, del tipo “¿¿pero se van a magrear ya o quéee??”.

- Lo peor: Annie y Lisa son tan morales y responsables para su edad que sobrepasan el límite de la credibilidad. No hay sorpresas y la historia tampoco sorprendería a nadie hoy día, aunque pasa el tiempo y, sorprendentemente, se siguen (y seguirán) publicando Annies.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Google Buzz
  • Live

Acerca de Rain Michael

El numen cacumen detrás de RainMichael.Com. Esa que es artista, cuentista, partidista y un montón de cosas más que acaban en -ista. La autora de Un pavo rosa, Las chicas de Gaylands y demás novelas sobre chicas adolescentes que hablan mucho, piensan un poco y suelen querer irse a la cama unas con otras. Lee más sobre mí aquí o contáctame. No muerdo... salvo si me lo piden.
Esta entrada fue publicada en Lecturas personales. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Annie On My Mind, de Nancy Garden

  1. susi dice:

    jooo no puedo encontrarlo en español y tengo muchas ganas de leermelo!! me puedes ayudar?

  2. Andrew Gubb dice:

    Ahora lo quiero leer!

  3. Kathy dice:

    Wao tu reseña me ha hecho un nudo en la garganta y la frase que has colocado, oh por Dios me hace pensar que este libro es uno de esos libros que no debo dejar de leer.

  4. fairy romans dice:

    wouu simplemente geneal eh kdado anonadada es increible esto pro el amor no tiene limites ni reglas y kien nos enseño k es lo correcto k es coherente y que no hay reglas acaso k solo nuestra sociedad las demarca al = k romperlas solo nosotros y kien ah prohibido no ser amado, amar y dejarse amar

  5. Valentina dice:

    ¿No me lo podrías pasar en español?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>